El Gobierno provincial observó falta de inversión y recurso humano en las clínicas privadas de San Rafael

COMPARTILO

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

El subsecretario de Salud, Oscar Sagás, realizó una recorrida por efectores de salud privados de San Rafael. Uno de los objetivo fue auditar la rotación de camas con las que cuentan para atender la pandemia.

En la auditoría se observó falta inversión y recurso humano en el sector privado. Otro dato que arrojó fue que los financiadores, como PAMI, tampoco están ayudando para hacer las inversiones pertinentes.

Al respecto, Sagás señaló: “Hay camas en la parte privada pero hay que gestionar mejor. Puede haber algún tema con el oxígeno, se podría adquirir mayor cantidad de tubos. El Schestakow tiene cobertura del Estado y recibe pacientes de muchas obras sociales, la mayoría son de PAMI, que no tienen la respuesta que debería tener el sector privado”.

En este sentido, el subsecretario detalló que “el martes se hizo una recorrida por las clínicas y es cierto que en este último tiempo no ha habido una inversión en el sector privado como sí lo ha hecho el público. En esto, los financiadores tienen algo de parte porque, evidentemente, cuando los pagos no se hacen en tiempo y forma o los plazos no son los acordados, las clínicas se van desfinanciando”.

El funcionario remarcó que “desde la Comisión Intersectorial, nos juntamos y discutimos todas estas cosas porque tenemos que interactuar el subsector público con el privado para poder llevar adelante todas las políticas sanitarias, fundamentalmente contra COVID-19”.

En cuanto a la capacidad de respuesta en el sector público, el subsecretario subrayó: “Estamos haciendo visitas periódicas a todos los departamentos de la provincia para ver cuál es la situación real. También estuvimos en el Hospital Schestakow, un lugar que posee 360 camas, con
200 camas con boca de oxígeno. Eso significa que están exclusivamente para COVID y que reciben pacientes con neumonías moderadas a graves”.

De esta manera, Oscar Sagás sostuvo que “el hospital evidentemente está tensionado, pero sigue dando respuesta gracias a esta ampliación de camas. Cuando la pandemia empezó, teníamos 10 camas de unidad terapia intensiva y hoy contamos con 26 de unidades críticas con respiradores, con monitores, con bombas infusorias. Aparte de eso, se hace soporte con asistencia respiratoria en un vacío con cascos y cánulas de alto flujo”.

“Otra cosa que puede llegar a confundir son las guardias, que se comportan como servicios donde hay camas de terapia intensiva, hay boxes donde se interna gente y hay una preinternación”, remarcó el subsecretario de Salud.

Asimismo, el funcionario agregó: “Todos estos pacientes están atendidos por un médico o una enfermera. Muchos tienen un respirador, camas con tubos de oxígeno y lo necesario para ser atendidos. Si se llegaran a complicar, escalarán a una situación superior o volverán a su domicilio. Es decir que hoy el hospital tiene capacidad de respuesta aunque, por supuesto, sigue tensionado el sistema”.

Diario Mendoza Sur 

http://dialradio.tv